Wiki Chowder
Advertisement


Mung Daal (Garbanzo en España) es uno de los personajes principales de la serie Chowder. Su esposa es Trufa, su aprendiz es Chowder y su ayudante es Shnitzel. Es un apasionado por las damas un poco viejecitas.

Apariencia[]

Es un hombre calvo de entre mediana y tercera edad, con un bigote blanco y una piel azul. Lleva gafas negras y blancas, ropa de chef blanca, una falda escocesa de cuadros, unos calcetines negros y unos zapatos marrones.

Personalidad[]

Su personalidad es graciosa, él nunca esta serio ni enfadado y nunca llora, además es una persona muy graciosa que anima a sus trabajadores en la cocina, pero cuando ve un par de damas empieza a decir "Damas, Damas".

Relaciones[]

  • Trufa: Su querida esposa, pero no tanto, porque esta enamorado antes de una dama que de Trufa, pero los dos se quieren pero también Garbanzo se olvida de su aniversario.
  • Chowder: Su queridísimo aprendiz. Él siempre anima a Chowder en la cocina, y en las relaciones amorosas, Chowder es el que anima a Garbanzo en sus momentos más tristes.
  • Shnitzel: Es el más inteligente de sus cocineros. Él anima mucho a Shnitzel en la cocina.
  • Endivia: Es su archienemiga. Le odia ya que se hace la chulita por que ella es mejor que Garbanzo, pero Endivia no lo acepta de que Garbanzo es el mejor.

Curiosidades[]

  • Su nombre está inspirado en un frijol chino del cual se suele hacer harina.
  • Si Mung Daal se hubiese enterado de que Panini es aprendiz de la Sra Endivia enemiga suyo, este no le permitía a Chowder que se junte con ella debido a que es mala influencia para él.
  • Durante un examen en sus años de estudio. Fue capaz de encontrar 500 estados en un autómata, mientras los demás alumnos solo habían conseguido averiguar como máximo 50. Él sabía que el problema era irresoluble en el tercer estado, pero aún siguió adelante. Cuando se dio cuenta de que era un problema irresoluble, se levantó y dando dos golpes en la mesa afirmó: "Este problema es irresoluble". A continuación, moviendo su mano con ímpetu intentó instigar una revolución en sus compañeros informáticos bajo el lema: "Vámonos señores, vámonos". No obstante, ante la incredulidad del propio garbanzo, nadie se levantó. Su enfado era visible a una distancia mayor que la duración de las clases de diseño de algoritmos. Sus compañeros miraban a otro lado, algunos se tocaban la cara incómodos, pero nadie, nadie se atrevía a cruzarle la mirada. Finalmente, Garbanzo consiguió un extra de 3 horas de examen, pero ya había hecho el ridículo delante de todos. Aunque parezca una situación vergonzosa, Garbanzo es un tío listo y sabrá utilizar esta situación a su favor. Años más tarde podría fardar de que tuvo iniciativa delante de sus seguidores. Garbanzo es un claro ejemplo de que cualquiera puede ser exitoso. Nunca te rindas.
Advertisement